Google Scholar Citations y la emergencia de nuevos actores en la evaluación de la investigación


Por Álvaro Cabezas Clavijo y Daniel Torres-Salinas del Grupo EC3 Evaluación de la Ciencia y la Comunicación Científica:

El lanzamiento hace escasos meses de Google Scholar Citations [1], la herramienta para medir el impacto de los investigadores en las publicaciones indizadas por el popular buscador, nos da pie a revisar ésta y otras aplicaciones de índole bibliométrica encaminadas a medir la visibilidad de académicos e investigadores en la web. Este impacto no sólo se limita a los medios tradicionales (citas recibidas desde otros trabajos científicos) sino que abarca a las nuevas vías de comunicación científica y a sus indicadores asociados, como el número de descargas de un  trabajo, las personas que lo almacenan en su gestor de referencias o las veces que una presentación es visionada online. Asimismo se discute brevemente en qué medida puede afectar la emergencia de estas nuevas herramientas a las bases de datos tradicionales para la evaluación de la ciencia, Thomson Reuters-Web of Science [2], y Scopus-Elsevier [3].

 

La joven estrella: Google Scholar Citations.

Google Scholar Citations fue oficialmente lanzado en pruebas en julio de 2011, generando de inmediato un importante eco en la web. Su propuesta es muy sencilla, recopila la producción científica de un investigador y la muestra agregada en una página personal, con información del número de citas de cada ítem. El investigador, una vez dado de alta, puede editar los registros de Google Scholar, corrigiendo (normalizando) la información del buscador, unir registros duplicados, e incluso añadir de forma manual otros trabajos que hayan escapado a las garras de Google. Además presenta tres indicadores bibliométricos; el número total de citas de los trabajos, el índice h del investigador, y el índice i10, esto es el número de trabajos con más de diez citas, tanto para toda la carrera académica como para el periodo más reciente. En este apartado hay que mencionar que Google ha prescindido de la métrica más sencilla: el número total de trabajos de un investigador; así como de otras medidas como el promedio de citas por trabajo, o indicadores relativos al impacto de las revistas. Pero quizá lo más interesante es que la información sobre las citas recibidas y la producción se actualizan de forma automática a medida que va siendo indexada por Google, sin necesidad de concurso por parte del académico, que encuentra siempre su información al día. Las posibilidades que abre este producto son enormes, tanto en la medición del impacto personal como de cara a la visibilidad del investigador en la web.

 

En cuanto a lo primero, y pese a que no es aconsejable el uso de Google Scholar como herramienta para la evaluación científica [4] cada vez es más usado especialmente en áreas de Ciencias Sociales y Humanidades como medio para recuperar las citas de un trabajo, datos tenidos muy en cuenta tanto en los procesos de solicitud de sexenios de investigación como en las acreditaciones a los cuerpos docentes universitarios. Respecto a la visibilidad académica, el investigador se vincula a las materias en las que es especialista, de manera que se va generando un directorio temático de expertos, ordenados en función del número total de citas de sus trabajos. Además de esta función para localizar expertos en un área determinada, los perfiles de los investigadores dados de alta aparecen integrados en los resultados de las búsquedas por autores, por lo que se puede acceder de forma rápida a toda la producción científica de un investigador. Sin embargo, algunos autores como la creadora del software Publish or Perish [5] Anne-Wil Harzing expresan sus temores acerca de la honestidad de los autores, y si estos no serán capaces de falsear sus datos en busca de un ascenso académico o como manera de aumentar su visibilidad en la web [6].

 

Desde noviembre de 2011 el servicio está abierto a todos los investigadores, y en los primeros días de libre acceso al producto comienzan a verse ya un buen número de profesores y profesionales de la Documentación, muchos de ellos españoles [7]. Sin embargo cabe preguntarse si llegará a ser significativo el número de los que se creen su perfil, requisito indispensable para aparecer en estos directorios. Otra duda acerca del producto es la manera de ordenar a los investigadores en el directorio por materias. Actualmente esta ordenación se hace en función  del número total de citas, una clasificación demasiado tosca ya que favorece a los investigadores de disciplinas grandes, así como a los de mayor recorrido y con mayor número de trabajos publicados. De facto, Google Scholar Citations está estableciendo rankings de investigadores por materias en función de un único criterio (fácilmente manipulable, además), lo cual es un arma de doble filo. Como señalaba Harzing cualquiera puede falsear sus datos para aparecer en posiciones prominentes, sin embargo parece poco probable ya que sería rápidamente detectado por el resto de usuarios, cayendo en el descrédito científico. Otra duda que nos asalta es si los investigadores con escaso impacto académico crearán su perfil, ya que podrían quedar en evidencia respecto a otros compañeros de disciplina o de departamento, con currículos mucho más lucidos. Al final, se corre el riesgo de crear un directorio de científicos altamente citados, que no sea representativo de la investigación que se da en un campo. Pese a la juventud del producto, ya surgen los primeros análisis en algunos blogs, como el que realiza Brian Kelly de las más destacadas universidades británicas [8], o el del bibliotecario holandés Wouter Gerritsma, que presagia que en cinco años Google habrá cambiado completamente el mercado de las bases de datos científicas [9].

 

El actor secundario: Microsoft Academic Search.

Este producto de Google viene precedido por los movimientos que otros de los gigantes de la web, Microsoft ha venido realizando en los últimos meses con su buscador Microsoft Academic Search [10]. Este producto, heredero de Windows Live Academic y de Live Search Academic, surgió en su actual denominación en 2009, sólo para el campo de la Informática,  pero cubre desde septiembre de 2011 todos los ámbitos del conocimiento. También permite la creación de perfiles personales a partir de la información recogida por el buscador, proporcionando hasta el momento más indicadores y funcionalidades de las que ofrece Google. Asimismo admite la edición y modificación de registros, subir pdfs con el texto completo de los trabajos, insertar el listado de publicaciones en otra página web, o incluso ver el contexto en el que un trabajo ha sido citado, un viejo sueño de la bibliometría evaluativa. Además el producto de Microsoft no se ciñe a la escala personal sino que permite seguir la pista a la producción científica de una institución e incluso efectuar comparaciones entre ellas, tomando los parámetros habituales de producción y citas como términos de la ecuación. Otra de sus fortalezas es la posibilidad de explorar la red de colaboraciones de un investigador, así como las relaciones a través de las citas. Además, se pueden encontrar los perfiles de cualquier investigador, no sólo de los registrados, ya que esto no es imprescindible.

 

Sin embargo, en comparación con Google Scholar Citations, el proceso de actualización del cv es más pesado, tarda unos días ya que debe ser revisado por el equipo del producto, y además la cobertura parece bastante menor que la de Google, si bien no disponemos de un listado de las fuentes que cubre ninguno de los dos productos. En este pequeño estudio de la producción de siete investigadores británicos [11] se observa la gran diferencia entre los resultados que ofrece Academic Search y los que arroja Google Scholar Citations [11]. Además se aprecian importantes problemas de normalización, una de las críticas principales que también cabe hacer a Google.

 

En cuanto a aplicaciones que permiten la confección de currículos vitae personales, también es necesario reseñar ResercherID [12], producto impulsado por Thomson Reuters que trabaja únicamente sobre la información recogida en la Web of Science. Al contrario que Google Scholar Citations o MS Academic Search, la actualización de la producción no es automática, es decir cada vez que un nuevo artículo nuestro sea recogido en Web of Science, deberemos actualizar manualmente nuestro perfil en ResearcherID. Herramientas como la red social científica ResearchGate [13] o el gestor de referencias Mendeley [14] también proporcionan espacio para que el investigador incluya sus publicaciones en una página personal.

 

Los actores alternativos: las iniciativas alt-metrics.

Aprovechando las diferentes aplicaciones para investigadores surgidas en los últimos años en el entorno de la ciencia 2.0 [15] son varias las iniciativas dirigidas a medir el impacto de los materiales publicados on-line, de forma más amplia que con el recuento de citas. Dentro de estas iniciativas conocidas genéricamente como alt-metrics o métricas alternativas [16] han aparecido aplicaciones como ScienceCard [17], un metaproducto que hace uso de apis externas para ofrecer para cada investigador además de su producción indizada en MS Academic Search, o el número de citas según Scopus, las veces que un trabajo ha sido marcado como favorito en citeulike [18], o las personas que lo han alacenado en el gestor de referencias bibliográficas Mendeley. La idea que subyace es que hay múltiples maneras de medir la influencia de los investigadores en  la web y que el número de citas es sólo una de ellas. Otra iniciativa reciente es Total Impact [19] donde, en la misma línea, podemos descubrir métricas de las presentaciones colgadas en Slideshare [20], las veces que se ha compartido un artículo científico en Facebook [21], o el número de grupos en Mendeley donde se ha recopilado un determinado trabajo. Estas iniciativas siguen el camino trazado por las estadísticas a nivel de artículo [22]  implementadas por la editorial Public Library of Science (PLoS) que lleva tiempo ofreciendo, además de las citas que un artículo atrae, datos sobre el número de descargas de un trabajo, el número de comentarios que genera o el número de blogs que lo enlazan [23].

 

Los actores consolidados: ISI Web of Science y Scopus.

En este sentido hay que mencionar que los  actores tradicionales en el campo de la evaluación de la ciencia no se han quedado de brazos cruzados. Thomson Reuters, además de incrementar en los últimos años considerablemente su cobertura de revistas científicas de alcance regional, acaba de lanzar el Book Citation Index [24], su índice de citas con información de libros, dirigido principalmente a las Humanidades y las Ciencias Sociales, áreas donde estos vehículos de difusión juegan un papel importante. Por su parte, Scopus ha incorporado las métricas SNIP y SJR [25] a su base de datos para ayudar a los bibliómetras. Además ha sacado al mercado aplicaciones (apps) para dispositivos móviles [26] y ofrece asimismo conexiones con su base de datos mediante apis [27], que permite mostrar por ejemplo en repositorios institucionales el número de citas cosechadas por los trabajos recogidos en la fuente de datos de Elsevier.

 

Consideración final

Desde el plano de la política universitaria y de evaluación de la investigación, la pregunta que cabe realizarse es si alguno de los productos mencionados tanto de Microsoft y de Google principalmente pero también de las iniciativas alt-metrics pueden ser serios competidores en un futuro próximo para las dos grandes bases de datos que proporcionan información bibliométrica, de importante coste económico, especialmente en una época marcada por los recortes presupuestarios. Los productos tradicionales son más solventes y estables que los nuevos, ofreciendo un amplio abanico de posibilidades y de métricas asociadas, no sólo a los trabajos sino también a las revistas en que éstos se publican. Además su uso está extendido y existen unas métricas validadas por los profesionales de la bibliometría así como por parte de las agencias con responsabilidad en materia investigadora. Sin embargo es legítimo el debate acerca de si dichas bases de datos son imprescindibles en los procesos de evaluación investigadora. En nuestra opinión, en la actualidad estas bases de datos (ISI Web of Science o Scopus, no son necesarias las dos) son imprescindibles para la evaluación, sin embargo la nueva generación de Sistemas de Información Científica (CRIS) [28] junto a buscadores científicos de acceso gratuito como Google Scholar, y las métricas basadas en el uso de la información pueden aportar nuevas soluciones a la evaluación de la ciencia, haciendo a medio plazo quizá menos necesarios los costosos índices de citas. Haciendo prospectiva-ficción cabría pensar cómo cambiaría el mercado de la información y evaluación científica si Google decidiera lanzar su propio “índice de impacto” a partir de la información que indiza, lo cual no parece descabellado ya que su popular sistema de ordenación de búsqueda PageRank se basa en un principio que ya aplican otros índices bibliométricos. En cualquier caso lo que es indudable es que los nuevos productos y herramientas a disposición de investigadores y evaluadores facilitan tanto la difusión como la recuperación de información científica y abren nuevas posibilidades para el intercambio de la información científica y su evaluación.

 

Notas

[1] Google Scholar Citations http://scholar.google.com/intl/en/scholar/citations.html

[2] Thomson Reuters-Web of Science http://www.accesowok.fecyt.es/

[3] Scopus-Elsevier http://www.scopus.com/

[4] Torres-Salinas, D., Ruiz-Pérez, R., y Delgado-López-Cózar, E. (2009). Google Scholar como herramienta para la evaluación científica. El profesional de la Información, 18(5), 501-510. http://ec3.ugr.es/publicaciones/d700h04j123154rr.pdf

[5] Publish or Perish. http://www.harzing.com/pop.htm

[6] Scholar Citations—Google Moves into the Domain of Web of Science and Scopus. http://newsbreaks.infotoday.com/NewsBreaks/Scholar-CitationsGoogle-Moves-into-the-Domain-of-Web-of-Science–Scopus-76917.asp

[7] Directorio de investigadores listados bajo la materia “Information Science” en Google Scholar Citations http://scholar.google.com/citations?view_op=search_authors&hl=en&mauthors=label:information_science

[8] Surveying Russell Group University Use of Google Scholar Citations. http://ukwebfocus.wordpress.com/2011/11/24/surveying-russell-group-university-use-of-google-scholar-citations/

[9] How Google Scholar Citations passes the competition left and right. http://wowter.net/2011/11/21/how-google-scholar-citations-passes-the-competition-left-and-right/

[10] Microsoft Academic Search. http://academic.research.microsoft.com/

[11] Thoughts on Google Scholar Citations. http://ukwebfocus.wordpress.com/2011/11/22/thoughts-on-google-scholar-citations/

[12] ResercherID. http://www.researcherid.com/

[13] ResearchGate. http://www.researchgate.net

[14] Mendeley. http://www.mendeley.com/

[15] Cabezas-Clavijo, Á., Torres-Salinas, D., y Delgado-López-Cózar, E. (2009). Ciencia 2.0: catálogo de herramientas e implicaciones para la actividad investigadora. El Profesional de la Informacion, 18(1), 72-79. http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/2009/enero/09.pdf

[16] Alt-metrics. http://altmetrics.org/

[17] ScienceCard. http://sciencecard.org/

[18] Citeulike. http://www.citeulike.org/

[19] Total Impact. http://total-impact.org/

[20] Slideshare. http://www.slideshare.net/

[21] Facebook. http://www.facebook.com/

[22] Article-level Metrics – Public Library of Science. http://article-level-metrics.plos.org/

[23] Cabezas-Clavijo, Á., y Torres-Salinas, D. (2010). Indicadores de uso y participación en las revistas científicas 2.0: el caso de PLoS One. El profesional de la información, 19(4), 431-434. http://ec3.ugr.es/publicaciones/2010-Cabezas_Torres_Indicadores_de_uso_participacion_revistas_cientificas_2.0_el_caso_plos_one.pdf

[24] Book Citation Index. http://wokinfo.com/products_tools/multidisciplinary/bookcitationindex/

[25] Journal metrics: SNIP, SJR. http://info.scopus.com/journalmetrics/

[26] SciVerse Mobile Applications. http://www.info.sciverse.com/sciverse-mobile-applications/

[27]Scopus API http://www.info.sciverse.com/scopus/scopus-services/integration/solutions/api

[28] Torres-Salinas, D. y Cabezas-Clavijo, Á (2012). Herramientas para la evaluación de la ciencia en universidades y centros I+D: descripción y usos. Anuario Thinkepi, 6. http://ec3noticias.blogspot.com/2011/12/herramientas-para-la-evaluacion-de-la.html

Nota Thinkepi 
Publicada en IWETEL el 20 Diciembre de 2011

 

Fuente: EC3noticias

About these ads

2 Responses to “Google Scholar Citations y la emergencia de nuevos actores en la evaluación de la investigación”


  1. 1 Brian Kelly 30 enero, 2012 en 12:50 pm

    Many thanks for referring to one of my posts in this post,

    Unfortunately I do not speak Spanish. However I made use of Google Translate in order to understand your post. I have written a post which asked Has machine translation come of age.

    I would be interested to hear if you feel that Google Translate has successfully translate the key elements of your post.


  1. 1 Has Machine Translation Come of Age? « UK Web Focus Trackback en 27 enero, 2012 en 10:11 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Bienvenidos

Unidad para Apoyar la Investigación (UPAI) es un blog de apoyo a la docencia, investigación y divulgación de la información y el conocimiento realizado por los profesionales del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada y otros centros de investigación.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 428 seguidores

Categorías

Archivo

Calendario de Congresos y Eventos

Somos Sociales

Actualizaciones de Twitter

Indicios imprescindibles de calidad…

Acceso directo a la BV-SSPA

Translate to English

Lo mejor

Visitas

Blog Stats

  • 59,587 hits

Web Médica Acreditada (WMA)

Código QR de la Url

Códigos QR / Qr Codes
Fundación Copyleft
Licencia de Creative Commons
Unidad para Apoyar la Investigación by Unidad para Apoyar la Investigación is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain License.
Based on a work at unidadinvestigacionhvn.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://unidadinvestigacionhvn.wordpress.com/.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 428 seguidores